Posteado por: Rafa Corfú | 28 septiembre, 2014

El Regreso: Kérkyra a Benalmádena

El Corfú III en Corfú, listo para iniciar el regreso

   Finalizado el periplo de este año por Grecia llegó el momento del regreso. Momento difícil, me costaría mucho ponerme en marcha y hacer estela por mi popa, alejarme de estas aguas. Todo pertenece a ese capítulo, no escrito, pero si vivido. Pero así había de ser, tenía de regresar.

Tomi de nuevo a bordo del Corfú III

1 Sep. Desembarcada la última tripulación, no tengo tiempo para recrearme en la soledad a bordo y apenas unas horas después llegaría mi buen amigo Tomi. Tomi tiene lugar de honor a bordo, ya que ha sido participe de los Corfú´s II y III, siendo tripulante de ambos desde su primer viaje al recogerlos tras su compra. Importante ha sido su ayuda y colaboración en diversos aspectos del mantenimiento a bordo en estos años.

Panorámica desde lo alto de la fortaleza de Corfú

Con Tomi a bordo, nos disponemos a ponernos en marcha, no sin antes salir por Corfú a conocer un poco y comprar un “kit de supervivencia”, pues la compañía aérea ha tenido la gentileza de perderle el equipaje y estaba con lo puesto.

Menú a bordo

Salimos del Corfú Sailing Club de Mandraki a la hora de comer, y a tiempo de administrarnos unas viandas que nos hemos comprado en el mercado local. Nos dirigimos al norte, por el estrecho que separa la isla Corfú de Albania, que hace honor a su nombre, pues es bien estrecho, apenas dos millas en la parte más próxima. A media tarde llegamos al norte de la isla, al puerto de Kassioppi.

Después de cenar, estupendamente en una taberna del puerto, empieza a llover… Solo era el tráiler de lo que vendría a media noche.

Kassiopi desde el castillo

Espectacular tormentón el que se nos vino encima, con una tromba de agua y un ventarrón brutal. Los barcos ceden tensión en sus fondeos y se amontonan contra el muelle. Temí por el timón, ya que en el cantil del muelle hay poco fondo, pero aunque tocó alguna vez el fondo no me causa daños, ya que parece que es arenoso y no piedra que habría sido fatal. Para las 3 de la mañana pasa el frente y podemos descansar en calma.

2 Sep. Por la mañana había mejorado el tiempo y a la vista de los partes meteorológicos decidimos salir ya rumbo a Sicilia. Parecía haber una brecha entre dos frente muy activos, el de la noche anterior y el que en unas horas habría de alcanzarnos. La idea era pasar entre ambos y alejarnos de la zona de perturbaciones. Salimos y nos dirigimos al oeste bordeando la costa norte de Corfú. Pero apenas una hora después de salir, parece que todo se ha adelantado, se planta ante nosotros la madre de todas las tormentas: el cielo se pone negro y es momento de poner en práctica aquello de la retirada a tiempo…

Tormenta por la proa…!!!

Ante la perspectiva de otra noche toledana como la anterior, decido regresar a Mandraki, puerto mejor protegido. Por el camino ya nos alcanza el frente con sus chubascos tormentosos, pero llegamos a media tarde a Corfú sin mayores contratiempos.

Atras queda Corfú

3 Sep. Pasado ya el grueso del frente nos ponemos en marcha rumbo a Sicilia. Atrás queda Corfú-Kérkyra. Mucho es lo que dejo atrás y mucho lo que me espera. 270 millas que se van sucediendo una a una. Pero ya no hay distancia que nos separe. Para siempre llevaré a estas aguas en mi corazón, ahora más que nunca.

Buena picada…!!!

4 Sep. El transito se desarrolló de forma bastante incómoda, en ausencia casi constante de viento y con una mar de proa considerable. Al menos tuvimos la suerte de una buena captura…!!! Mas de seis kilos de bonito que nos daría de comer en los próximos tres días, a base a poner en práctica distintas recetas: a la plancha, e ncebollado, moruna y marinado.

5 Sep. A primera hora de la tarde llegamos a la costa este de Sicilia, al puerto de Naxos, al pie de la montaña que acoge en su falda a Taormina.

Taormina al fondo, abajo Naxos

Taormina

Y es allí arriba donde nos dirigimos aprovechando las últimas luces de la tarde. Precioso pueblo, muy turístico, y con unas magníficas vistas sobre la bahía.

Ya de vuelta en Naxos encontramos el lugar adecuado para una pizza siciliana espectacular, acompañada a modo de postre de unos Amaros, que como es sabido, son muy digestivos…

Pizza en Naxos

El Corfú III en Naxos con el Etna de fondo

6 Sep. En puerto, ya que las condiciones meteorológicas no serían apropiadas para transitar el Estrecho de Messina. Dedicamos el día a aprovisionarnos de víveres y combustible, y sobre todo, a solucionar el acceso a internet a bordo con la red italiana, muy importante para los próximos días por Sicilia y Cerdeña. El acceso a la meteorología es vital en una ruta así.

7 Sep. A primera hora salimos de Naxos hacia el norte para atravesar el Estrecho de Messina. Es un tránsito de notable dificultad, radicada en las fuertes corrientes que lo atraviesan y que obligan a los barcos de escasa potencia, como un velero, a surcarlo aprovechándose de los periodos de marea oportunos para obtener corriente a favor. Y así lo hicimos, con óptimos resultados… tan óptimos que llegamos a alcanzar una velocidad de casi once nudos, justo el doble nuestra velocidad habitual de crucero.

Transitando el Estrecho de Messina a 10,8 nudos…!!!

Puedo asegurar que resulta vertiginoso navegar entre esas corrientes y remolinos en que por momentos parece que el control sobre el barco peligra. No es una situación muy comprometida, pero un cosquilleo sí que sube por el espinazo…

Finalizado el tránsito, y libres ya de las corrientes, llegamos a Scilla.

Puerto de Scilla desde lo alto de la fortaleza.

Scilla

Es un pueblo pesquero a la salida de Messina, un lugar apartado del turismo y muy genuino, en la orilla continental italiana, dedicado a la pesca del pez espada. Para esta pesca disponen de unos barcos equipados con una enorme torreta de exploración, desde donde avistar los bancos de pesca. A media noche salimos rumbo a las islas Eólicas.

8 Sep. A las siete de la mañana, tras una noche en ruta tranquila llegamos a las islas Eólicas y fondeamos en la pequeña isla Strómboli, al pie del volcán en activo del mismo nombre.

Fondeo al pie del Strómboli

Varando las barcas de pesca

Más bien amarramos a un muerto de un barco de pesca ausente, ya que la profundidad en la playa es grande y desaconseja el fondeo con el ancla propia. Para los no iniciados, un muerto es una boya amarrada a un peso en el fondo para hacer las veces de ancla de fondeo permanente.

Los pescadores venden sus capturas en las barcas

Desembarcamos en la auxiliar y en la playa de negra grava volcánica encontraríamos a los pescadores locales, regresando de su faena diaria, y varando sus barcas con la ayuda de unos curiosos minitractores. Pintorescos y melenudos personajes los varios pescadores que vimos, vendiendo su captura allí a pie de playa.

Tras una vuelta por el pequeño pueblito, abandonaríamos la isla, rodeándola por el norte para observar la actividad en el cráter.

El volcán arroja piedras incandescentes ladera abajo.

Hasta el año pasado este volcán, en permanente actividad, producía varias veces a la hora una pequeña explosión. Pero una de esas explosiones destruyo parte del cráter por lo que ahora lo que se produce es el constante derrumbe ladera abajo de piedras de lava incandescentes, menos espectacular que las antiguas explosiones.

Atracados en Lípari

A medio día atracamos para comer en la isla Lipari, otra de las Eólicas. Bonito lugar, de gran demanda turística, como muestra que solo por parar dos horas nos cobran 20€, y para la noche nos pedían 160€, y porque ya no es agosto…. Pero sacamos buen partido al sablazo, ya que estamos tres horas y media en lo que nos dió tiempo a una buena comida y un paseo por la ciudad, tras lo que salimos a la mar en dirección a Palermo, bordeando las islas Lipari y Volcano. Noche de calma absoluta.

9 Sep. A primera hora llegamos a Palermo y tras repostar, atracamos y sin perder tiempo y salimos a visitar la ciudad que tiene bastante que ofrecernos. La mañana, a pesar del calor, nos da para un buen recorrido, comida y un descanso.

Piazza Cuattro Canti

Piazza Pretoria

Mercado callejero

Despedida…!!!

Por la tarde aun podemos continuar la visita, ahora que ha bajado el intenso calor y antes de una buena pasta de despedida, como siempre regadas con unas copitas digestivas.

Es el momento para el regreso de Tomi, magnífico compañero de viaje, hasta la próxima amigo…!!!

10 Sep. Quedaban muchas millas por la proa y no había tiempo que perder. A primerísima hora me pondría en marcha, ya en solitario, continuando hacia el oeste, bordeando la costa norte de Sicilia. La previsión meteorológica avisaba de un empeoramiento importante, necesitaba un puerto adecuado donde hacer una parada de un par de días. La intención inicial era Trapani, pero al llegar a San Vito lo Capo, fondeé para comer y darme un baño con los últimos rayos de sol.

IMG_20140911_165212Pero a medio día la previsión ya dejaba poco lugar a dudas, había que ponerse a resguardo rápido. Y nada mas comer, después de la correspondiente y habitual negociación del precio del atraque, atracaría en uno de los varios pantalanes. Al llegar a los puertos los marineros de los distintos pantalanes (cada uno con distinta gestión, sistema habitual en Italia) se apresuran a llamar a voces a los visitantes. Se trata de aproximarse y negociar el precio ofrecido. Si no es satisfactorio, al siguiente…

San Vito lo Capo

San Vito lo Capo

La parte buena es que el sitio, que no conocía, es un bonito pueblo, bastante animado, de mucho turismo nacional pero conservando mucho de su originalidad. Así que solo se trataba de relajarse y disfrutar…

En puerto, y todos por idénticos motivos, coincidimos tres barcos en ruta hacia Baleares. Ellos ya navegaban juntos desde varios días pero me acogen amablemente en el grupo. Se trata de una pareja española, Belén, Harald y su “Ymir”,  y otra argentina, Sol, Poli y su “Foro”. Ambos magníficos barcos de más de 16 metros. Alternaríamos recíprocas invitaciones y amenísimas tertulias que nos harían mas llevadero el forzoso parón.

Cena en el FORO de Sol y Poli, con Belen y Harald

11 Sep. En esta ocasión la previsión lo clavaria y cayo la mundial, acompañada de una tormenta eléctrica de esas que tan poco me gustan y me ponen los pelos de punta…

Chubascos sobre San Vito lo Capo

La borrasca se presentó persistente, por lo que la escala seria más prolongada de lo que me pensaba. Se nota que el verano ya toca a su fin y las borrascas ya vienen más cargadas y activas. 

El cous cous siciliano

En mi habitual exploración gastronómica me vuelvo a encontrar con una joya que ya conocí en el viaje de ida, por el sur de Sicilia: el cous cous de pescado. No me resultó difícil encontrar “el sitio”, el preferido de los locales, y doy cuenta de esta especialidad siciliana, fruto de la fuerte influencia árabe, una de las muchas latentes en esta isla tan disputada a lo largo de la historia.

12 Sep. El tiempo se resistiría a mejorar, descanso que me vendría muy bien. Pero en modo alguno resultaría aburrido, ya que repartiría mi tiempo entre paseos, bañitos, charlas con los “vecinos” y preparación para lo que resta de la ruta, que es mucho.

Comida con Belen y Harald en el YMIR

Copitas en el Corfú III

13 Sep. Después de tres días llegaría el momento de continuar. A las 04:15 de la madrugada me pongo en marcha. Los compañeros de viaje lo harían de amanecida. Aun soplaba bastante viento de poniente, en contra, por lo que trazaría una ruta con marcada componente norte, para pasadas unas horas poder arrumbar hacia el sur de Cerdeña, mi destino, cuando el viento rolase y amainase. Las primeras horas transcurren bien, con un intenso viento en ceñida que facilita una ágil navegación. Pero iría amainando, no haciendo lo mismo la crecida mar de proa, con una corriente muy intensa.

14 Sep. La noche aun empeoraría la situación, entre el mar de fondo y la corriente llegarían a ralentizar el avance de tal forma que a ratos a duras penas avanzaría a 2 nudos. Así transcurriría la noche, comenzando a mejorar con el alba.

DSC00411A primera hora de la mañana establezco enlace radio con los otros barcos que, mayores y más potentes, me alcanzan y adelantan. 
Para medio día ya disfruto de una apacible navegación en calma, que me permite avistar un par de tortugas bobas, frecuentes en el Mediterráneo occidental.

A media tarde llegaría al fondeadero del Cabo Carbonara, extremo sureste de la isla de Cerdeña y que es una reserva natural de gran belleza. Allí se encontraban fondeados hace horas los compañeros de viaje, el Ymir y el Foro, con los que me reuniría para un último brindis de despedida, ya que aquí separaríamos nuestras derrotas.

Hasta siempre amigos…!!!

Fondeo en Cabo Carbonara

15 Sep. El siguiente tramo de la ruta me llevaría a bordear todo el sur de la isla de Cerdeña hasta el otro extremo, a la pequeña isla de San Pietro. La distancia a recorrer y la preferencia por llegar con luz diurna me llevan a madrugar, para lo que me pongo en marcha a las 05.15. Pasada ya la borrasca, la navegación es apacible, alternando los periodos a vela con una brisa favorable, con la calma y la correspondiente navegación a motor.

Carloforte

A media tarde atracaría en MarinaTour, en Carloforte, por donde ya pasé a la ida.

Carloforte

Ese puerto me resulta muy agradable y conveniente, ya que es el último antes del salto a Baleares. Es bonito, tranquilo, muy buenos sitios para comer y aprovisionarse, y barato, para lo que Italia me tiene acostumbrado. Por 25€ atracar con electricidad, agua y wifi, es una “ganga”, ya que lo habitual ha oscilado entre los 36€ y 65€.

16 Sep. El salto de Cerdeña a Mallorca son 240 millas, lo que suponen algo menos de 48 horas en circunstancias normales. Es al tramo de la ruta que más respeto le tengo, ya que se encuentra expuesta a las borrascas que se adentran en el Mediterráneo desde el Golfo de León. Por tanto es preciso contar con una ventana de tiempo estable a tres días vista.
 A mediodía de este día 16 saldría rumbo a Mallorca. Este trayecto sería con diferencia el mejor de todo el viaje de ida y vuelta. Las condiciones fueron óptimas, navegando todo el trayecto a vela con un viento portante del sureste y 25 nudos.

Apacible navegación rumbo a Mallorca

17 Sep. Enorme la diferencia de navegar con condiciones favorables a hacerlo bajo adversas. Y la diferencia se acentúa mucho más si la navegación es en solitario. Es entonces cuando el descanso es el primer perjudicado en el desigual pulso del barco contra los elementos. Pero no sería este el caso de esta singladura que se desarrolla de forma ideal.

18 Sep. Esa noche previa a la llegada se torcerían las condiciones ligeramente. Mas bien manteniéndose las anteriores, apareció una nueva variable: tras días soplando ese viento sureste, aparece en la zona una creciente mar de fondo que llega a dificultar el funcionamiento del piloto automático. Esto se soluciona arrancando el motor para una navegación mixta vela-motor, lo que proporciona una mayor estabilidad de rumbo y mayor eficacia del piloto.
A primera hora atracaría en la isla de Mallorca, Porto Colom, mi puerto de referencia en la isla. Para mi es una delicia disfrutar de ese tranquilo lugar donde, a ratos, parece llegarme cierta “brisa sesentera” que me agrada muchísimo. 

Atracado en el muelle pesquero de Porto Colom

Con mi ex-compi Joaquin

Aprovecho para aprovisionar combustible y víveres, además de las deliciosas ensaimadas del horno próximo al muelle. Y como siempre que paso por la isla, recibo la visita de mi antiguo compañero Joaquín, residente en la isla hace ya muchos años.

19 Sep. Al amanecer y tras esta reconfortante escala continuaría rumbo a casa. La ruta pretendida seria pasar entre las islas Mallorca y Cabrera, para desde ahí dirigirme a pasar por el sur de Formentera. De ahí ya podría arrumbar a Cabo de Palos y de ahí a Cartagena, mi siguiente escala. Pero nada se desarrollaría tal cual. El viento se obstina en llevarme la contraria y parece anclado a mi proa. Como era de esperar, tras unas horas a vela, para medio día aparece el viento del suroeste o lo que es lo mismo, de la mismísima proa. Eso me obligó a renunciar a la ruta directa, dirigiéndome hacia los Freus, estrecho, entre Ibiza y Formentera. De esta forma pude mantener un viento en ceñida aceptable, hasta el ocaso que el viento amaina y quedo en calma total.

En ruta, arañando brisillas.

20 Sep. A las cuatro de la madrugada atravieso el Freus Grande y ya podría poner rumbo directo a Cabo Palos. Pero no sería esa mi decisión. Navego casi al sur, intentando situarme en situación más ventajosa para lo que la previsión me auguraba. El día amanece en calma, un tiempo muy agradable. A medida que avanza el día el suroeste viene al reencuentro. Pero para entonces estoy al sur de la ruta y puedo arrumbar al oeste, apartando así el viento de mi proa. Así transcurre el día hasta el ocaso que este viento, de naturaleza térmica, se despide de la mano del sol, dando paso a otra noche de calma y navegación a motor.

21 Sep. Amanecería a la vista de Capo Palos y a primera hora estaba en las proximidades de Cartagena.

Llegada a Cartagena

Llegar a este puerto me produce una mezcla de sensaciones, todas agradables, difíciles de explicar. Cursé aquí mis primeros años de estudios al ingresar en la Armada. De aquí saldría a mis primeras navegaciones, en aquellos viejos destructores, por toda esta costa, que ahora recorro en mi barco. Años intensos que sin duda me marcarían de por vida, como ahora compruebo con agrado. Como es habitual por estas aguas, a la llegada me encuentro con buques de la Armada en sus habituales operaciones. 

Atracado en Cartagena

Para las diez de la mañana atraco, como siempre, en el Club de Regatas de Cartagena, magnífico en instalaciones y mejor en las atenciones de su personal. Y me dispongo a disfrutar de un par de días de descanso. 

Mi compi Javi Bejar, siempre ahí…!!!

La llegada a Cartagena tiene un aliciente añadido, reencontrarme con mis antiguos compañeros, con los que compartí tiempos ya lejanos, pero de tan grato recuerdo. De ellos, Javier es el crack indiscutible. Ahí lo tengo cada vez que aparezco. Buen tío, amigo…!!!

22 Sep. En esta ocasión me encontraría con una grata sorpresa. Se estaban celebrando las fiestas de Romanos y Cartagineses, que no conocía, y es una inesperada oportunidad de hacerlo.

 

Con el amigo Fulgencio

Otro excompi, Fulgencio, me visita; Hacia años que no nos veíamos y había mucho por ponernos al día.

Muy grata e intensa visita. Pasear por esas calles fue muy especial. Pero habría de continuar…

Entrada al Arsenal

 

Mi viejo compañero, siempre vengo a visitarlo…!!!

Lo mucho y bien que ha cambiado Cartagena

23 Sep. A medio día me pongo en marcha, y siento repetirme, pero desde asomar por Cabo Tiñoso el suroeste se pone muy impertinente.

Indicador del viento, dirección e intensidad. Ni de encargo tendría un viento peor…

Esta vez no tengo margén para rumbos alternativos por lo que opté por acercarme, a motor, por el Golfo de Mazarrón hasta Águilas, y ya muy cerca de la costa ir haciendo sur. La navegación se haría lenta e incómoda hasta el anochecer. A media noche atraco en la gasolinera del puerto de Garrucha. Sera una parada de unas horas para descansar y continuar.

Cabo Tiñoso

24 Sep. A las seis de la mañana estoy de nuevo en la mar, con la calma de la mañana. Es la hora de salida de la flota de arrastreros con base en Garrucha, que se van alejando en todas las direcciones para su día de faena. Navego muy cerca de la costa lo que me permite recorrer, una vez más, le Parque Natural de Cabo de Gata.

Atracado en San Jose

Mi compi Isidoro

Pero el tiempo sigue en su línea de los últimos días, con el suroeste empeñado en fastidiarme. Ese día habría de transitar el Cabo de Gata y eso son palabras mayores. Para medio día me encuentro a la altura del puerto de San José y hasta ahí llegaría la ruta del día. San José es un precioso lugar para una parada.
Y también para recibir gratas visitas. Mi ex-compañero Isidoro me visita como cada vez que aparezco por aguas almerienses. Sin duda gratificantes reencuentros.

Nuevo grumetillo…!!!

A media tarde la dotación del Corfú III se completa con la llegada de mi pequeña Vito, que haría conmigo el último tramo del viaje. Y llega en compañía de mi hermana Maripaz, sobrina Marta y el pequeñín Oliver, que aprovechan para visitarme ya que viven en Almería.

25 Sep. Con la amanecida saldríamos, ahora sí, con un día espléndido, perfecto para doblar el Cabo.

Saliendo de San Jose

Después de disfrutar del paisaje del Parque Natural, en cuanto asomamos por Cabo de Gata aparecería un oportuno viento del sur que nos permitió el tránsito de todo el Golfo de Almería a un buen ritmo a vela. Pero con la tarde se apagaría, quedaríamos en calma total.

Cabo Gata

Calma total

Así llegaríamos cerca de la media noche a fondear en las proximidades del puerto Marina del Este, en Almuñécar, Granada. Aunque se divisaban intensas tormentas tierra adentro, la noche seria de absoluta calma.

26 Sep. Y el ultimo día amanecería con la calma que sigue a las tormentas, y así se mantendría hasta la llegada a Benalmádena, puerto base y destino final del Corfú III.

Desayuno en la mejor compañía…!!!

 

Finaliza así la campaña de esta temporada 2014. Han sido tres meses y veinte días, con unas 5.000 millas navegadas. En total me han acompañado a bordo en esta ocasión 21 tripulantes, en las distintas rutas, de los que solo espero que lo hayan disfrutado. Una pena, los que no pudieron venir por falta de espacio o fechas. Y otros muchísimos, imposibles de contar, nos acompañaron desde estas páginas virtuales o también desde las de Facebook, donde son muchos los que nos siguen, aprovechando la facilidad de ir compartiendo las imágenes por ese medio. Entre todos hicieron posible esta ruta, ilusionante y dura, a partes iguales. El objetivo se cumplió, llegué a Kérkyra. Y pude así cumplir el deseo final.
 

Por fín… llegada…!!!


A todos, GRACIAS POR COMPARTIR MI SUEÑO

Por último, aquellos que habéis llegado hasta estas últimas líneas, y que sé me acompañasteis milla a milla, merecéis una explicación sobre el objetivo de este viaje, que denominé “Rumbo a Kérkyra”.

No he querido mezclarlo con todo lo relatado anteriormente, que alberga la alegría y el disfrute de muchas personas queridas. Es algo que he desarrollado y vivido de forma paralela a todo lo antes relatado.

Este objetivo no era otro que llevar las cenizas de mi preciosa niña Estela, fallecida el pasado 8 de enero, allí a donde le hubiese gustado acompañarme. Era su sueño y yo se lo cumplí, en compañía de su hermanita, Vito. En aquellas aguas cálidas y cristalinas nada para siempre, lo que da por bien cumplido todo el viaje, en el que por supuesto, hemos disfrutado como a ella le hubiese gustado vernos hacerlo. 

Porque allí…? Ya sabéis que Corfú y Kérkyra son lo mismo. Ella se hizo llamar Estelilla Kérkyra, en cariñoso guiño a mi Rafa Corfú. Siempre bromeábamos con nuestra similitud, mi clon decía ser. Quiso así compartir y apoyar mi sueño, y de él formará parte siempre.

EN EL MENÚ DE LA DERECHA ESTÁN TODAS LAS FOTOS DE ESTA RUTA

 

Anuncios

Responses

  1. Conforme te había comentado esta mañana me he enganchado enseguida a tu página cuya lectura me ha resultado entretenidísima, amena y emotiva. Te pongo estas líneas sin esperar a que lo lea Isabel solo para reiterarte mi simpatía hacía ti y tu forma de vida. Lástima el bajonazo del final……..
    Gracias por hacernos participes de tus buenas y malas vivencias.
    Un abrazo

  2. He recorrido con fruición y con el deseo tus dos singladuras,con el Corfú Dos primero y con el Tres después. Me transmites una información invalorable y te confieso haber disfrutado con tus experiencias. Soy armador, capitan y habitante de un Williwow 45 con el que espero hacer alguna de las travesías que describes. Recibe mi respeto y el deseo de intercambiar opiniones contigo, apurando alguna adecuada libación, cuando el destino lo permita o tú lo desees. Un abrazo.
    Pd.: El estrambote de tus narraciones me ha dado “un pelotazo”

    • Muchas gracias por tu atención, Joaquin. Será un placer departir contigo sobre lo divino y lo humano de estos viajes, que de todo hay. Un abrazo.

  3. Preciosa despedida. He leído sólo tu regreso desde Corfú, porque ahora no tengo más tiempo, pero tengo que decirte que venía intuyendo que este viaje estaba siendo muy especial para ti. Las aguas de vuestra Kérkyra son ya para mí también un lugar especial. Un fuerte abrazo, amigo. María Ordóñez


Me interesa tu opinión...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: